Galapagos Flora

La Flora (plantas), es la base de toda la vida dentro de las Islas Galápagos.

Con alrededor de 560 especies nativas de plantas “superiores”, plantas que llegaron a las islas por medios naturales, en las islas de las cuales aproximadamente un tercio son endémicas, la vida vegetal de Galápagos es tan extraordinaria como su vida silvestre (fauna). Muchas especies son tan diferentes de otras en otros lugares que se agrupan en sus propios géneros endémicos. Estos incluyen Scalesia, el ‘árbol de margaritas’ endémico, que se ha convertido en una gran cantidad de especies diferentes en un paralelo botánico directo de los pinzones de Darwin.

Estas plantas combinadas con las 200 especies de plantas introducidas y las 500 especies de musgos, líquenes y hepáticas forman un ecosistema complejo que se puede dividir en zonas de vegetación específicas:

Zona Costera

La zona de vida más baja de la isla es la zona costera. Esta zona de hoja perenne se basa en la capacidad de tolerancia a la sal de ciertas especies en la interfaz tierra/mar. El tipo de flora que se encuentra es muy variable y se puede dividir en zonas: la Zona Costera Húmeda o Zona de Manglares y la Zona Costera Seca. Los manglares tolerantes a la sal forman bosques en caletas y en agua salada poco profunda.

En Las Islas Galápagos hay 4 variedades de manglares, incluidos el mangle negro, el mangle blanco, el mangle rojo y el mangle botón. En la zona costera seca, especialmente en las playas, hay enredaderas, pastos y arbustos. Mucha de la flora en esta zona está adaptada a la dispersión por el mar y pocas son endémicas debido a la naturaleza inestable del medio ambiente y las altas tasas de inmigración.

Zona árida

Esta es la zona de vegetación más extensa que se extiende desde la playa hasta una altura de aproximadamente 197 pies (60 m) de altura. Es un bosque semidesértico dominado por árboles y arbustos de hoja caduca y hogar de muchos cactus de Galápagos, incluidos el cactus de pera espinosa, el cactus de lava y el cactus candelabro, así como enredaderas. Las plantas tienen adaptaciones para soportar la sequía. Hay un gran número de especies endémicas. Los líquenes son abundantes en esta zona porque son capaces de absorber la humedad de las nieblas ocasionales de Garúa.

Zona de transición

Es de carácter intermedio entre Scalesia y las zonas áridas, pero dominado por especies diferentes a las de cualquiera de las zonas adyacentes, aunque aquí también se encuentran plantas de ambas zonas. El bosque sigue siendo principalmente caducifolio. Es mucho más denso y diverso que el bosque de las zonas áridas ya menudo es difícil decir qué especie es dominante.

Zona Scalesia

La zona de transición se fusiona con la zona siempre verde de Scalesia, que es un exuberante bosque nuboso, dominado por árboles de Scalesia pedunculata, de ahí el nombre de la zona. Este tipo de bosque se presenta únicamente en las islas más altas y, siendo la más baja de las zonas húmedas, es también la zona más rica en términos de fertilidad y productividad del suelo. Ha sido talado extensivamente con fines agrícolas y ganaderos. Como es típico de un bosque nuboso, el bosque de Scalesia es muy diverso y tiene muchas especies endémicas.

Zona Marrón

Es intermedia entre el denso bosque de Scalesia y la vegetación arbustiva de Miconia. Es un bosque abierto dominado por uña de gato, tournefortia pubescens y aunistus ellipticus. Los árboles están muy cubiertos de epífitas, musgos, hepáticas y helechos, que dan a esta zona un aspecto marrón durante la estación seca. Esta zona ha desaparecido por la colonización del hombre.

Zona Miconia

Por encima de la Zona Marrón a 1950 – 2300 pies (600-700 m) se encuentra esta zona húmeda llamada así por el arbusto Miconia que alguna vez dominó esta región. Las laderas del sur de San Cristóbal y Santa Cruz son los únicos lugares donde hay un denso cinturón arbustivo de la endémica Miconia Robinsoniana. Los árboles nativos están ausentes de esta zona y los helechos son abundantes en la capa de hierbas. También hay más hepáticas que en otros lugares.

Zona pampeana

En las islas con elevaciones de más de 3000 pies (900 m) se encuentra la zona de vegetación más alta de Galápagos, la Zona de Helechos y Juncias o Zona de Pampa. Prácticamente no hay árboles ni arbustos, y la vegetación se compone principalmente de helechos, pastos y juncos. Esta es la zona más húmeda, especialmente durante la temporada de Garúa, recibiendo hasta 2500 mm de lluvia en algunos años.

A continuación encontrará la descripción de algunas de las muchas plantas endémicas de las Islas Galápagos:

El algodón de Darwin (Gossypium darwinii, también llamado algodón de Galápagos) es una especie endémica de planta de algodón que se encuentra solo en las Islas Galápagos.

El algodón de Darwin es un arbusto de hasta 3 m de altura fácilmente identificable por sus flores grandes de color amarillo brillante con un centro púrpura de hasta 15 cm de largo. Las semillas ovales miden hasta 3 cm de largo y se abren produciendo algodón blanco que las aves, especialmente los pinzones y otras aves pequeñas, usan comúnmente para construir nidos. El algodón de Galápagos se puede ver mejor en las islas Floreana, Isabela, San Cristóbal y Santa Cruz. Los estudios genéticos indican que está más estrechamente relacionado con las especies de flora nativas americanas, por lo que se supone que una semilla llegó de América del Sur con el viento, en los excrementos de un pájaro o con los desechos del mar.

El cactus de lava (Brachycereus nesioticus) es una especie de cactus y la única especie del género Brachycereus. El cactus, es un colonizador de campos de lava, de ahí su nombre común y endémico de las islas Galápagos. Tiene espinas suaves y peludas y crece en grupos hasta una altura de hasta dos pies (60 cm).

El nuevo crecimiento es amarillo, volviéndose marrón, que se oscurece a gris con la edad. Las flores de color blanco cremoso son visibles solo en las primeras horas de la mañana, y se marchitan a menudo tan pronto como a las 8 de la mañana. Los frutos son de color marrón oscuro de hasta 3,5 cm de largo y con espinas amarillas. El cactus de lava se puede ver mejor en las islas Santiago, Bartolomé, Isabela, Fernandina, Genovesa y el islote Sombrero Chino.

La margarita endémica de hoja cortada (Lecocarpus pinnatifidus) recibe su nombre por los márgenes lobulados profundos e irregulares de sus hojas. Este pequeño arbusto tupido de hoja perenne crece principalmente sobre lava desnuda o ceniza hasta una altura de hasta 2 m. Por lo general, tiene un solo tallo y una cabeza tupida de hojas y flores amarillas como margaritas. Es una de las plantas más raras de Galápagos y del mundo, conocida únicamente de la isla Floreana. Otras especies endémicas se encuentran en la Isla San Cristóbal: Margarita de Darwin, Lecocarpus darwinii y en Española: Margarita de Fitzroy, Lecocarpus lecocarpoides.

El croton de Galápagos (croton scouleri – chala) es un arbusto endémico del Archipiélago que crece hasta los 6m de altura. Hay cuatro variedades de crotón de Galápagos. El croton de Galápagos tiene una corteza gris, hojas de color verde grisáceo y frutos redondos divididos en tres segmentos. Las pequeñas flores de color crema se sientan en espigas de hasta 10 cm de largo. La savia del crotón es bien conocida por manchar la ropa de un color marrón oscuro. Se puede ver en Santa Fe, Santa Cruz, Genovesa, Santiago e Isla San Cristóbal.

Nopal (Opuntia cactaceae) es el nombre común de los cactus de las islas más ampliamente distribuidos y numerosos. Las Opuntia son un excelente ejemplo de radiación adaptativa con seis especies diferentes divididas en 14 variedades diferentes que van desde la Opuntia echios variación gigantea que crece hasta 40 pies (12 m) de altura hasta la Opuntia echios variación barringtonensis encontrada en Santa Cruz cuyo camión mide 4 pies (1,25 m) de diámetro. Sus tallos planos articulados cubiertos de pequeños pelos rígidos y espinas identifican a los cactus. Las flores amarillas se convierten en una fruta cubierta de espinas de color rojo anaranjado. Estos cactus de Galápagos proporcionan el hábitat y la fuente de alimento para muchas de las aves y animales de las islas, incluidas 2 especies de pinzones, palomas, iguanas terrestres y tortugas y sinsontes. Las Opuntias se pueden encontrar en las zonas áridas y las zonas de transición de la mayoría de las islas Galápagos.

Llamado así por su forma, el cactus candelabro (Jasminocereusthyarsii) es un gran cactus endémico que crece a una altura de 23 pies (7 m). Tiene almohadillas espinosas en forma de tubo y flores verdes o rojas de 1 a 2 pulgadas (2 a 6 cm) de largo que se abren antes del amanecer y se convierten en frutos globulares de color púrpura rojizo de ca. 10 cm de longitud. Los brazos se vuelven más leñosos con la edad y cuando la planta muere, queda el “esqueleto” leñoso hueco. Las tres variaciones del cactus candelabro se pueden ver en varias islas, pero mejor en Santa Cruz, Sombrero Chino y Floreana.

La lantana de Galápagos (Lantana peduncularis) es un pequeño arbusto endémico que crece hasta 2 m de altura. Las flores blancas con centros amarillos forman cabezas compactas en forma de cúpula. La lantana de Galápagos se puede ver en las islas Santa Cruz, Santa Fe, Española y Floreana.

La verdolaga de roca de Galápagos (Calandrina galapagosa), un arbusto árido de tierras bajas de la familia Portulacaceae, solo se encuentra en San Cristóbal (Cerro Colorado) y se considera en peligro de extinción. Hubo un tiempo en que se encontraba con frecuencia en Sappho Cove en el lado noroeste de esta isla, pero se cree que ya no existe allí. Debido a su estado de peligro, existen varios proyectos de cultivo para germinar las semillas y devolverlas a su hábitat nativo. La verdolaga de roca de Galápagos es una hierba perenne que es ligeramente leñosa en su base y carnosa en los tallos y hojas. Para verlo, visita el Centro de Interpretación de la Isla San Cristóbal.

El tomate de Galápagos (Lycopersicon cheesmaniae), una hierba perenne endémica, se encuentra en las tierras bajas áridas, las zonas de transición y las zonas de Scalesia. Sus muchas ramas están cubiertas de pelos cortos. La variedad que se encuentra en San Cristóbal es la L. cheesmaniae cheesmaniae y al igual que en otras islas, no se cultiva. La especie de tomate que se cultiva tanto en San Cristóbal como en Santa Cruz es L. esculentum, que es un tomate común de jardín. Los agricultores de San Cristóbal ahora están trabajando para cruzar estas dos especies para crear una variedad más sabrosa, endémica y cultivada orgánicamente para vender al sector turístico.

La planta Galápagos Miconia (Miconia robinsoniana) se encuentra en las tierras altas del sur de la isla, donde hay suficiente viento y agua. Es un arbusto grande y ramificado cuyo follaje es de color verde a rojo oscuro. Cambia de color de verde a rojo dependiendo de la humedad y crece en rodales densos, casi impenetrables por encima de la zona de scalesia proporcionando un excelente hábitat de anidación para el petrel rabadilla oscura. Las hojas largas, delgadas y puntiagudas se vuelven rojizas en períodos de sequía. Las flores tienen unos 4 pétalos, de color violáceo y situadas en las puntas de las ramas. La miconia se puede ver mejor en las tierras altas de la isla Santa Cruz y en la isla San Cristóbal alrededor de la laguna “El Junco”.

Pega Pega (Pisonia floribunda) es un árbol grande y ramificado que crece hasta 15 m de altura en la Zona de Transición que generalmente está cubierta de musgos y líquenes. Las flores están en pequeños racimos discretos que producen una fruta pegajosa que ayuda a que las aves las dispersen. El árbol debe su nombre en español pega pega (pegajoso pegajoso) a estas frutas pegajosas. Es un árbol mucho más fuerte que la mayoría de la zona y se reconoce por su forma y por su follaje bastante denso. El árbol se puede ver mejor en la zona de transición de la isla Santa Cruz.

El guayabillo (Psidium galapageium), también conocido como guayaba de Galápagos, es un árbol endémico fácilmente identificable que crece hasta 10 m de altura con una corteza lisa de color gris rojizo. Hay dos especies de Psidium en Galápagos, pero mientras que la conocida guayaba cultivada (P. guajava) es introducida y es altamente invasiva, la guayaba de Galápagos es nativa del archipiélago y no se encuentra en ningún otro lugar de la tierra. La guayaba de Galápagos crece como un arbusto o un árbol pequeño y tiene hojas simples, elípticas o en forma de huevo, y flores blancas relativamente pequeñas. El fruto es una baya redondeada que comienza amarilla pero se vuelve marrón rojiza a negra cuando madura. Hay dos variedades de guayaba de Galápagos, con la P. g. un poco más grande. galapageium es más común que P. g. howellii Se puede encontrar en las tierras bajas áridas y las tierras altas húmedas, donde es un componente común de la zona de Scalesia y se puede ver en las islas de San Cristóbal, Santa Cruz, Pinta, Santiago, Fernandina e Isabela.

La Tournefortia de pelo blanco (Tournefortia pubescens) es un arbusto de las Islas Galápagos que debe su nombre a los pelos blanquecinos que cubren sus ramas jóvenes y el envés de las hojas. Las hojas de color verde oscuro tienen la forma de hojas elípticas o en forma de huevo, mientras que las fragantes inflorescencias comprenden filas alternas apretadas de pequeñas flores tubulares de cinco lóbulos. Las flores son blancas con una garganta de color amarillo verdoso y los frutos son pequeños, blancos y de pulpa delgada. El arbusto crece hasta 3m de altura y se puede ver en las tierras altas de Santa Cruz e Isabela.

El arbusto de Darwin de hoja delgada (Darwiniothamnus tenuifolius) es un arbusto muy ramificado que crece hasta 3 m de altura. Prospera en una variedad de hábitats, desde campos de lava hasta tierras altas húmedas. Las hojas de hasta 10 cm de largo son alternas, generalmente agrupadas cerca de las puntas de las ramas, estrechas y puntiagudas y crecen muy juntas. Las flores crecen en cabezuelas radiadas, solitarias o en racimos, nacen cerca de las puntas de las ramas y tienen forma de margarita con pétalos blancos y estambres amarillos. El fruto es ca. 1 mm de largo con numerosas cerdas similares a pelos en la parte superior, ca. 2 mm de largo Sus hojas tienen un olor agradable cuando se trituran y sus flores tienen un olor dulce suave.

La pasiflora endémica de Galápagos (Passiflora foetida var. galapagensis) es una enredadera que trepa hasta 5 m de altura, cubriendo rocas y arbustos. Las hojas miden hasta 10 cm de largo y tienen forma de hiedra. Tiene largos zarcillos que envuelven ramas o tallos de otras plantas y hermosas flores blancas con un centro morado. Los frutos miden hasta 3 cm de largo, tienen forma de huevo y cambian de color de verde a naranja a medida que maduran. Se le puede ver en las zonas de Scalesia y Miconia de Santa Cruz y Floreana así como en Isabela.

La Scalesia endémica del árbol de Santiago (Scalesia atractyloides) solo se encuentra en la isla de Santiago. Se creía que la especie estaba extinta hasta que se descubrieron cinco plantas en un cráter en 1995, donde las cabras salvajes no podían alcanzarlas. El cráter fue rodeado por una valla a fines de 1997 para mantener alejadas a las cabras y proteger las plantas. En noviembre de 1998, se descubrieron dos plantas adultas más en otro sitio de Santiago, nuevamente en un acantilado fuera del alcance de las cabras, y el cerro en el que crecían fue cercado de inmediato y se espera que las plantas restantes puedan reproducirse dentro de estos sitios protegidos.

Floreana Flax (Linum cratericola) es una especie que solo se descubrió en 1968 y se temía que se extinguiera algún tiempo después de 1981, cuando se vio por última vez. Luego, en abril de 1997, dos científicos de la Estación Científica Charles Darwin (CDRS) descubrieron una pequeña población de lino en un cráter volcánico en la isla Floreana. Solo había trece plantas, solo ocho completamente desarrolladas, en un área diminuta de 2 m por 1 m. En julio de 1997, los botánicos visitaron nuevamente y encontraron que las plantas más pequeñas habían muerto dejando solo ocho, pero se descubrieron cinco nuevas en el acantilado de arriba. Solo quedan seis plantas vivas en el último recuento, pero en junio de 1999 se inició un proyecto para estudiar estas pocas plantas restantes en un intento por salvar la especie.