Historia Galápagos

Prehistoria

Respecto a la historia de las Islas Galápagos se puede decir que, se han encontrado restos arqueológicos antiguos que indican que los primeros visitantes provenientes de la costa ecuatoriana llegaron en balsas o embarcaciones flotantes y con una técnica de navegación, que les permitía adentrarse mar adentro. No hay rastros de asentamientos permanentes, probablemente porque se perdieron en el mar y llegaron más bien accidentalmente que intencionalmente.

1535 Descubrimiento

Las islas fueron descubiertas en 1535 por Fray Tomás de Berlanga, el obispo de Panamá, cuando navegaba allí durante un viaje de Panamá a Perú.

Descubrieron dos islas y vieron tres más, una de ellas, la más grande, era Isabela. Llamaron a las islas Galápagos por la similitud entre el caparazón de la tortuga y una silla de montar española (esta silla entonces se llamaba galápago). La falta de agua y la abundancia de rocas causaron una primera impresión negativa.

1561 Primer mapa de la isla

Las islas pronto aparecieron en los mapas. El primero fue un mapa de 1561, seguido de mapas holandeses como Mercator (1569) y Ortelius (1570). El nombre de las “Islas Encantadas” (Las Encantadas) apareció en un mapa de Ortelius de 1589 ya que las islas parecen aparecer y desaparecer mágicamente, efecto causado por la dificultad para llegar a ellas debido a las fuertes corrientes que dificultaban la navegación especialmente cuando se combinan con las brumas de Garua. El mapa de Guerrit de 1622 muestra tres islas identificadas como Isabela, Santa Cruz y San Cristóbal.

1680 piratas y bucaneros

En el siglo XVII Las islas continuaron en el olvido durante más de un siglo hasta que los piratas ingleses se dieron cuenta de que eran una base ideal entre su ataque a los puertos españoles de la costa de América del Sur, escondiéndose, reparando sus barcos, aprovisionándose de agua y carne de tortuga para viajes posteriores. La primera expedición fue la de John Cook y Richard Hawkins (1680). La segunda expedición en 1684 (Cook y E. Davis) fue más intensa y prolongada. Recorrieron los mares circundantes hasta 1688. La tercera fue de Rogers y Courtney quienes permanecieron desde 1707 hasta 1711. Con estas expediciones se inició la explotación de las tortugas. 1684 William Dampier y Ambrose Cowley hicieron el primer mapa completo de las islas y les dieron los nombres en inglés, dedicándolos a varios patrocinadores o amigos: la isla del rey Carlos (Floreana), Brattle, el duque de Albemarle y Narborough, etc.

1744 Exploración española de las islas

Aunque no le dieron mucha importancia a las Galápagos en los primeros siglos, los españoles las exploraron y nombraron algunas de las islas, conocidas como “los antiguos nombres españoles”, pero sin identificarlas claramente. Por lo tanto “Isla de la Salud” o “Santa María” fue probablemente la isla conocida actualmente como Floreana; “San Bernabé” la actual Isla Santiago; “Mascarin” probablemente era Española; “La Isla de Tabaco”, San Cristóbal. Posteriormente la “Isla Santa Isabela” sería identificada como Isabela. Las “Islas Santa María” (Tortuga, Crossman), aparecen en varios mapas franceses.

1788-1860 Ballenero en Galápagos: Colnett

Varios balleneros ingleses descubrieron que las ballenas migraban a Galápagos para reproducirse. En 1788, el barco Emilia llegó a Inglaterra con 140 toneladas de aceite y 888 pieles de lobos marinos. Poco después, el Castor de Nantucket (EEUU) volvió con 1.300 toneladas de aceite de ballena. Fue el comienzo de una estampida virtual. En 1793, el Capitán James Colnett llegó en el H.M.S. Rattler para estudiar las posibilidades de establecer una estación ballenera en el Pacífico Sur. A finales de siglo, nada menos que 40 balleneros, ingleses y americanos, frecuentaban las aguas de Galápagos durante la época de las ballenas para abastecerse de agua, tortugas y pieles de lobos marinos. Nunca se sabrá cuántos miles de tortugas fueron sacrificadas y sacadas de las islas.

Siglo XIX El primer habitante: Patrick Watkins

A principios del siglo XIX, un marinero irlandés fue abandonado en la Isla Charles (Floreana), su nombre era Patrick Watkins y se le considera el primer habitante de las islas. Cultivaba verduras, que cambiaba a los balleneros por ron. Varios años después, logró apoderarse de un pequeño bote y de algunos hombres a quienes trató mal. Salió de las islas junto con ellos pero llegó solo a Guayaquil. Posteriormente fue detenido cuando intentaba robar un barco y pasó el resto de sus días en prisión.

1832 Ecuador reclama derechos sobre las Galápagos

Si bien las islas pertenecieron a Quito durante la época colonial, después de la independencia no pudieron ser consideradas tierra de nadie. Por ello, el general José Villamil, nacido en Luisiana y residente en Guayaquil, sugirió incorporar oficialmente el archipiélago a la nueva República. El coronel Ignacio Hernández, delegado del gobernador, realizó la ceremonia el 12 de febrero de 1832 en la isla Floreana, que tomó este nombre en honor al primer presidente del Ecuador, Juan José Flores.

1832-1837 La Primera Colonización

El general José Villamil organizó una compañía colonizadora con la ilusión de convertir el archipiélago en un lugar de paz (el primer poblado se llamó “El asilo de la paz”), de progreso y de regeneración de delincuentes y rebeldes, por medio del trabajo. Villamil se mudó a la isla el 12 de octubre de 1832 tratando de hacer realidad sus sueños. Al principio todo parecía prosperar pero los criminales involucrados destruyeron el medio ambiente y terminaron destruyendo la colonia. En 1836, Villamil liberó los animales domésticos (vacas, caballos y burros) en las islas principales. Se reprodujeron muy rápidamente y junto con los animales asilvestrados que quedaron de visitantes anteriores (perros, gatos, cerdos y cabras) se convirtieron en un peligro para la ecología de las islas.

1835 Charles Darwin en Galápagos

El 15 de septiembre de 1835, el Capitán Robert Fitz Roy llegó a Galápagos en el “Beagle” como parte de un viaje alrededor del mundo con el joven naturalista Charles Darwin a bordo. Primero visitaron la isla Chatham (San Cristóbal) y luego la isla Charles (Floreana). Navegaron entre Narborough y desembarcaron en Santiago. Mientras los oficiales a bordo del Beagle dibujaban un mapa de las islas, Charles Darwin estudiaba y recolectaba muestras de la flora y la fauna. Sus observaciones de la diversidad de especies en las islas se convirtieron más tarde en la base para su elaboración de la “Teoría de la Evolución”. Las Galápagos ahora se hicieron famosas en el mundo científico como un laboratorio virtual de evolución.

1850-1860 La prisión

Después de que el general Villamil abandonó las islas, Galápagos se consideró un sitio ideal para una prisión, ya que su distancia del continente hacía casi imposible escapar y los reclusos no tenían suficiente comida ni agua para sobrevivir fuera de los campamentos. A veces, los prisioneros estaban sin suministros, lo que provocó algunas fugas espectaculares. Un prisionero llamado Briones capturó un barco ballenero y escapó con otros prisioneros al continente matando a 28 hombres. Este incidente provocó una fuerte polémica, pues los propietarios del ballenero exigieron al Gobierno cuantiosos pagos como compensación.

1869-1878 Segunda Colonización

En 1860, un ballenero descubrió Dyer’s Moss, una planta valiosa para teñir. Varios empresarios intentaron explotarla, entre ellos el señor José Valdizan, empresario español residente en Guayaquil. Obtuvo los derechos exclusivos en 1869 y se trasladó a las islas de Floreana donde organizó plantaciones. Creía que podía llevar a los delincuentes a trabajar en sus propiedades y ganárselos con bondad y trabajo. Fue asesinado a traición el 23 de julio de 1878. La isla fue abandonada, los animales domésticos y el ganado se volvieron salvajes y luego nadie quiso volver porque Floreana era considerada una “isla maldita”.

1879-1940 Imperio de J. Cobo

A partir de 1879, en la isla de San Cristóbal, Manuel J. Cobos formó un avanzado centro agrícola, llamado “El Progreso”, no lejos del puerto. Los primeros productos incluyeron cuero de ganado asilvestrado, aceite de tortuga y pescado, mientras se preparaban plantaciones de caña de azúcar para una fábrica, que se instaló en 1891. Varios barcos mantuvieron un activo comercio con Guayaquil. Desafortunadamente, “El Progreso” se convirtió en una especie de campo de concentración con trabajos forzados donde la voluntad de Cobos era la única ley. Impuso su propia moneda, tomó decisiones sobre la vida, la muerte o el destierro a islas aisladas de muchos de sus trabajadores. Camilo Casanova fue exiliado a la Isla de Santa Cruz, convirtiéndose en una réplica exacta de Robison Crusoe. M.J. Cobos fue asesinado por sus trabajadores el 15 de enero de 1904.

1850-1940 Importancia Estratégica de Galápagos

La ubicación estratégica de las islas se volvió muy importante cerca de la apertura del Canal de Panamá. Varios países europeos y norteamericanos querían comprar o alquilar algunas o todas las islas, para ser utilizadas como estación de abastecimiento de combustible para los barcos, o más importante, para la defensa del Canal en el lado del Pacífico. Incluso intentaron declarar las islas “res nullius” (tierras de nadie). Ecuador resistió esta presión, pero cedió algunas de las islas para ser utilizadas para la defensa durante la Segunda Guerra Mundial.

1926-1929 Los noruegos

Los noruegos habían mostrado interés en Galápagos desde 1880 debido a la abundancia de peces y oportunidades para cazar ballenas. En 1908, un velero noruego se estrelló en el West Side del archipiélago y parte de la tripulación fue abandonada en la isla de Santa Cruz durante muchos meses. A su regreso a Noruega, convencieron a algunos de sus compatriotas para que emigraran a las islas. Los primeros grupos llegaron durante 1926 y se formaron dos colonias en Floreana y Santa Cruz. Desafortunadamente, las condiciones no fueron tan perfectas como esperaban y en menos de dos años, la mayoría de los inmigrantes regresaron a Noruega.

1929-1934 Los alemanes en Florena

En agosto de 1929 llegan a la isla de Floreana el doctor Friedrich Ritter y Dore Strauch, dos amantes deseosos de vivir bajo su propia filosofía, aislados de la civilización decadente. Sus escritos atrajeron a otros con ideas similares, pero ninguno duró mucho excepto la familia Wittmer (Heinz, Margaret y Harry) de Colonia. Unos meses después llegó una mujer austriaca, que se presentó como la baronesa junto a tres amantes, y la isla se transformó en un pequeño infierno, debido a las intrigas de los nuevos habitantes. El primer amante regresó al continente después de unas semanas. En marzo de 1934, la baronesa desapareció con uno de sus amantes, Phillipson, y aunque Margaret afirma que fueron en un yate a la isla del Pacífico, nadie le ha dado crédito a su historia. Margaret convenció a Lorenz, el amante sobreviviente, de regresar a Alemania. Desapareció junto con otro danés, Nuggerud, antes de llegar a la isla de San Cristóbal. Unos meses más tarde, el Dr. Ritter murió por intoxicación alimentaria. En diciembre se encontraron los cuerpos momificados de Lorenz y Nuggerud en la isla de Marchena. De los siete colonos, cuatro murieron misteriosamente, un misterio que nunca se ha resuelto. Sin embargo, la familia Wittmer todavía vive en la isla.

1936 Los primeros aviones

William Robinson vivía en su yate en Tagus Cove, estudiando la flora y fauna de las islas, cuando sufrió un grave ataque de apendicitis y su situación rápidamente se tornó desesperada. Afortunadamente, el cortador de atún “Santa Cruz” estaba cerca y se comunicó por radio con la Infantería de Marina con base en el Canal de Panamá. Una vez concedido el permiso, dos hidroaviones despegaron hacia las islas, seguidos del destructor “Hale”. Llegaron a tiempo para salvarle la vida, y se instalaron vuelos a las islas. El primer vuelo de avión, que llevó el correo de la Zona del Canal a Galápagos, se realizó el 6 de febrero de 1936. Los primeros vuelos comerciales arribaron el 3 de enero de 1959 con la aerolínea LIA y posteriormente con la aerolínea ecuatoriana TAME (6 de junio de 1963 ). TAME aún tiene vuelos a Galápagos.

1942-1949 Galápagos en la Segunda Guerra Mundial

Estados Unidos consideró a Galápagos esencial para la vigilancia del Canal. Desde 1928, Estados Unidos habiendo estudiado todas las alternativas en caso de una guerra en el Pacífico, eligió la isla de Baltra como base principal. La vigilancia aérea comenzó cinco días después del ataque japonés a Pearl Harbor. En marzo de 1942, comenzaron las operaciones en la base: los EE. UU. Construyeron 3 pistas de aterrizaje (el primer avión, un B24, aterrizó en mayo), los marines tenían su centro en la adyacente “Eolian Cove” y construyeron un muelle (que todavía se utiliza), rampas para hidroaviones, etc. formando una Base que podía albergar hasta seis mil hombres. La rotación oficial de la base tuvo lugar en 1946, pero los últimos contingentes no partieron hasta principios de 1949.

1946-1959 Colonia Penal

Una vez más, en 1946 Ecuador abrió una colonia penal en las Islas Galápagos, esta vez en la Isla Isabela. Desafortunadamente, la colonia pronto se convirtió en un campo de concentración hasta 1950, cuando un jefe de policía obligó a la gente de la colonia penal a construir un muro. Este muro es conocido como “el Muro de las Lágrimas”. En febrero de 1958 hubo un levantamiento, un preso inteligente llamado “Patecuco”, desarmó a la policía y tomó a “Valinda” el yate que pertenecía a un millonario estadounidense y lo utilizó para escapar al continente. No se produjeron muertes durante el levantamiento, pero el incidente tuvo repercusiones internacionales y el gobierno cerró la colonia penal y dejó de enviar prisioneros a las islas.

1936-1959 Primeros intentos de conservación

Varias expediciones científicas a principios de este siglo dieron la voz de alarma de la matanza de la tortuga gigante y del peligro de su desaparición. En 1936, las islas fueron declaradas Reserva Nacional con regulaciones más estrictas. Finalmente, en 1954, se inició un movimiento para proteger las especies de Galápagos y fundar un centro de investigaciones científicas en las islas.

1959 Parque Nacional Galápagos

El gobierno ecuatoriano declaró a las Islas Galápagos como Parque Nacional el 4 de julio de 1959. Simultáneamente en Bélgica, se formó la Fundación Charles Darwin para las Galápagos y marcó la celebración del centenario de la publicación del Origen de las Especies de Darwin. Ese mismo año, Ecuador designó el 97% de la superficie terrestre total del archipiélago como Parque Nacional Galápagos, que asume las responsabilidades de los proyectos de conservación de la vida silvestre, incluida la protección de las poblaciones en peligro, la erradicación y el control de las especies introducidas y la gestión de la recreación y el turismo. La Estación Charles Darwin para la investigación científica se construyó en la isla Santa Cruz y se inauguró el 20 de enero de 1964. Hoy, la Estación de Investigación Charles Darwin, una organización internacional sin fines de lucro, actúa como el brazo científico del Servicio de Parques. Los científicos de la Estación realizan investigaciones basadas en la conservación y también capacitan a guías turísticos naturalistas. En 1968, se inició el Servicio de Parques Nacionales de Galápagos. Comenzó como parte del Servicio Forestal del Ministerio de Agricultura. En 1986, los 70 000 kilómetros cuadrados (43 496 millas cuadradas) circundantes del océano fueron declarados reserva marina, solo superada en tamaño por la Gran Barrera de Coral de Australia. En 1990 el archipiélago se convirtió en un santuario de ballenas.

1978 Sitio de Patrimonio Natural

El 8 de septiembre de 1978, la UNESCO declaró a Galápagos Patrimonio Natural de la Humanidad por su prestigio científico y para apoyar los esfuerzos de conservación del Parque Nacional. El Secretario General visitó las islas en 1984 para proclamarlas él mismo y en 1985 el Parque Nacional Galápagos fue declarado Reserva de la Biosfera. Esto se amplió más tarde en diciembre de 2001 para incluir la reserva marina.